La CPPS y los Laicos (Francesco Bartoloni, C.PP.S.)

Este año celebramos el segundo centenario de la fundación de la Archicofradía de la Preciosísima Sangre. Es posible que esto no signifique un gran qué para muchos de nosotros, pero en realidad evoca un acontecimiento importante, o sea el hecho de que hemos nacido y crecido en una comunidad que no estaba formada sólo de sacerdotes y hermanos sino también de laicos.

merlap_group_1

La comunión y participación con los laicos ha sido desde los orígenes una característica particular de nuestra Congregación, aunque a lo largo de la historia se ha ido reduciendo, por diversas razones, al aspecto devocional.

Reunion_equipo_apliado_full

En la actualidad existe nuevamente al deseo de revitalizar la comunión y participación con los laicos para construir juntos los tres pilares de nuestro carisma: misión, comunidad y espiritualidad. Ya lo indicaba el P. Grzegorz Ruchniewicz en el último número de este boletín: “El laicado es como un gigante que duerme. Pero un gigante que está empezando a despertar y tomar conciencia de su participación y responsabilidad en la misión y el testimonio de la Iglesia en el mundo.”

Nuestra Congregación está viviendo un momento de fuerte toma de conciencia de esta realidad y participa con los laicos en el proyecto de salvación, liberación y reconciliación que Cristo nos ha legado.

m_ii_closing_liturgy

En Chile existen actualmente diversos comunidades de laicos que comparten con nosotros la Espiritualidad de la Sangre de Cristo: Los GOA (Grupos de Oración y Amistad) en el Saint Gaspar College; los grupos de la Espiritualidad de la Preciosa Sangre en la Parroquia Nuestra Señora de la Preciosa Sangre de Cerro Navia; y la Familia de la Preciosa Sangre en la Parroquia Preciosa Sangre de Valdivia.

Ignorar el laicado supondría, de nuestra parte, una incapacidad de comprender lo que significa la misión, la vida en común, y la espiritualidad.

Pidamos al Dueño de la mies, que siga enriqueciendo a su Iglesia de buenas y santas vocaciones laicas para que transmitan el buen olor de Cristo en el mundo. 

Contribuyentes